Estos espejos de Arantxa Hergueta hechos con trozos de tela, láminas o pañuelos de seda son realmente algo especial. Algunos de sus clientes los usan, no sólo como piezas de arte, sino también como un bonito recuerdo utilizando pañuelos, trozos de tela o láminas personales.